UN ANCIANO de 83 años murió a causa de un incendio, cuyo origen aún se desconoce, ocurrido en la madrugada de ayer en una vivienda particular en Portillo (Toledo), en el que cuatro de los agentes de la Guardia Civil que participaron en el rescate de la víctima resultaron afectados por inhalación de humo.