Rotterdam conmemora desde hoy el 75 aniversario del bombardeo que la destruyó durante la II Guerra Mundial a través de diferentes exposiciones y eventos culturales que hasta mediados de 2016 explorarán el pasado, presente y futuro de la ciudad.

El programa se inaugura hoy con la exposición "El Ataque", organizada por el museo de Rotterdam y que "explica y analiza el bombardeo pero también los cinco días de combate que sufrió la ciudad, del 10 al 14 de mayo de 1940", dijo a Efe uno de los expertos de la institución, Rob Noordhoek.

"Durante la guerra muchas ciudades fueron bombardeadas pero la reacción de Rotterdam ante su propia destrucción es bastante especial porque se trató de crear una nueva ciudad, una ciudad mejor", explicó Noordhoek.

Un proyecto de renovación que para el experto "pudo o no significar un éxito, depende de la opinión de cada uno, pero que sin duda muestra el espíritu de cambio y mejora que caracteriza a Rotterdam desde la guerra".

La muestra se ha organizado en colaboración con el Archivo Municipal de Rotterdam y el museo Militar de Desden (Alemania) y, a través de proyecciones, fotografías, testimonios personales y de historiadores, explica cómo fue la invasión, los cinco días de batalla en las calles de la ciudad y su bombardeo por parte del ejército alemán.

El experto señaló que "hay preguntas y teorías diversas sobre lo que pasó, y versiones de como afectó la diferencia horaria entre Holanda y Alemania que había en esa época o el fallo de comunicación entre las fuerzas aéreas y el ejército de tierra" y que con la muestra se quieren "presentar esas diferentes visiones de lo ocurrido".

"Conocemos que las negociaciones entre ambos ejércitos estaban en marcha y que el alemán había solicitado aviones Stuka's, más precisos en los bombardeos, pero finalmente fue un Heinkel He 111, el bombardero que destruyó la ciudad", añadió.

En la exposición se puede ver un avión de combate CASA 2.111 fabricado en España, que tuvo la licencia para construir estos bombarderos medios derivados del Heinkel entre 1940 y 1956, y que fueron utilizados por las fuerzas aéreas españolas hasta los años setenta.

Abierta hasta el 25 de octubre próximo en el antiguo muelle de submarinos Onderzeebootloods, la muestra "ha generado mucha expectación pues solo para este día de la inauguración más de 1.000 personas han confirmado asistencia", dijo el responsable del museo.

Junto a la exposición, se ha preparado un programa especial que el 13 y 14 de mayo conmemorará el bombardeo y que busca abrir "el debate y el análisis sobre el impacto que éste tuvo sobre Rotterdam", explicó a Efe el presidente del comité formado en 2005 y encargado de organizar las actividades de la conmemoración oficial, Kees Vrijdag.

Con esas actividades, la ciudad quiere "conmemorar el bombardeo pero mirar hacia adelante", pensar en cómo organizaron la ciudad y en la que la viven, señaló.

A ello se sumará un concierto de la segunda sinfonía de Gustav Mahler interpretado por la Orquesta filarmónica de Rotterdam y una carrera para celebrar la libertad, a lo largo de 12 kilómetros, que marca el límite de la zona devastada por las bombas.

A partir de octubre, Rotterdam celebrará su posterior reconstrucción con el programa "Celebrar la ciudad" cuyo contenido se conocerá el 18 de mayo, fecha en la que en 1940 empezó la construcción de una nueva urbe, hoy icono de la arquitectura moderna.

De esa manera se quiere "explicar lo que pasó y contarlo a las nuevas generaciones", además de intentar aprender de los errores del pasado y transmitir la importancia de ser conscientes de nuestras decisiones y actos", señaló Vrijdag.