Un grupo de investigadores ha identificado por primera vez un homínido de Atapuerca (Burgos) con un molar de más y que además padecía caries, abscesos, cálculo dental y desgaste excesivo, informa el IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social)

El hallazgo lo publica un artículo científico en la revista especializada HOMO--Journal of Comparative Human Biology y es la primera vez que se reconoce en poblaciones antiguas la presencia de un molar extra. Se trata de un individuo de sexo masculino, de unos 40 años, con una antigüedad de entre 4.760 y 4.200 años, localizado en el sepulcro colectivo conocido como la Cueva El Mirador, en Atapuerca (Burgos). Los seres humanos tienen tres molares en cada lado y presentar uno de más es muy raro.