El vicepresidente andaluz y consejero de la Presidencia en funciones, Manuel Jiménez Barrios, consideró "absolutamente razonable" el anuncio del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de reponer la asistencia sanitaria a inmigrantes irregulares.

Jiménez Barrios record

ó, que la Junta de Andalucía siempre se opuso a la retirada de esta asistencia sanitaria y que ha reclamado, desde entonces, su reposición al Ejecutivo central "por activa y por pasiva". El vicepresidente añadió que "nos parece razonable que Sanidad estudie mejorar la atención a inmigrantes irregulares, es una demanda que desde la Junta de Andalucía se ha defendido por activa y por pasiva", apostilló.

Por otro lado, la presidenta de Médicos por el Mundo, Sagrario Martín, añadió que "la mayor parte de las comunidades autónomas encontró resquicios para mantener la atención sanitaria". Según un estudio de la organización humanitaria, además de Andalucía, el Servicio de Salud de Asturias atendió entre el 1 de septiembre de 2012 y febrero de 2015 más de 18.000 consultas en los centros de salud y hospitales públicos de personas extranjeras en situación administrativa irregular. También se acordó un procedimiento administrativo por el que las personas extranjeras sin recursos económicos que están empadronadas tienen asignado un centro de salud.

Además, otras cinco comunidades --Madrid, Murcia, Castilla y León, Baleares y La Rioja-- hacían excepciones ante enfermedades crónicas, mentales o riesgo para la salud pública.