El rey de los zulús, Goodwill Zwelithini, ha pedido a los inmigrantes que viven en Sudáfrica que vuelvan a sus países de origen, en declaraciones recogidas hoy por la prensa local.

"Pedimos a quienes vienen de fuera que, por favor, regresen a sus países", dijo el monarca de los zulús, el mayor grupo étnico de un país que vive a menudo ataques xenófobos hacia la numerosa población inmigrante de otras naciones de África y Asia.

El rey Zwelithini acusó al Gobierno local de no proteger a los sudafricanos del "influjo de extranjeros", y lamentó que los inmigrantes hayan "tomado" las tiendas que antes regentaban los locales.

El monarca -cuya autoridad real está reconocida por la Constitución y recibe dinero del Estado- recordó los tiempos del régimen segregacionista del "apartheid", cuando muchos sudafricanos negros se exiliaron en otros países africanos.

"Ya sé que estabais en sus países durante la lucha por la liberación, pero la cuestión es que ustedes no montaron negocios en sus países", dijo el soberano, dirigiéndose a su audiencia durante un discurso sobre "regeneración moral".

Las palabras del rey han sido criticadas por colectivos de inmigrantes somalís, congoleses y otras nacionalidades residentes en Sudáfrica, que han denunciado los constantes ataques verbales y agresiones que sufren debido a su origen.

Varias personas murieron y decenas de tiendas regentadas por inmigrantes, en su mayoría somalís, fueron saqueadas e incendiadas el pasado mes de enero en "townships" (antiguos guetos negros) de Johannesburgo y Pretoria.

Inmigrantes de países como Somalia, Etiopía o Pakistán dominan el comercio en las zonas deprimidas negras en que vive la mayoría de los sudafricanos.

Decenas de personas murieron en 2008 en Sudáfrica ataques violentos contra extranjeros en "townships" de todo el país.

Sudáfrica alberga una de las mayores poblaciones de inmigrantes y refugiados de África.