LA EXPEDICION promovida a la isla de Sangeang por las familias de Víctor García Montes, nacido en Sevilla hace 43 años y procurador en los tribunales de Madrid, y de su amigo Jorge, que le acompañaba, ambos desaparecidos en el marco del hundimiento de una embarcación que navegaba entre las islas indonesias de Lombok y Komodo, alcanzó ayer la zona norte de la isla y, en una primera inspección de la zona, constataron la presencia de animales y, por tanto, "debe haber agua y comida", lo que mantiene viva la esperanza de encontrar a los dos desaparecidos españoles con vida, según han informado a Europa Press fuentes de la familia de Víctor García Montes.