Tres personas perdieron ayer la vida al estrellarse una avioneta cerca de Castalla (Alicante). Los fallecidos son una adolescente de unos 14 años, su padre y su tío, este último instructor de vuelo, según fuentes de la investigación. Aunque en un principio los efectivos de emergencias que acudieron al lugar del siniestro consideraron que los tres fallecidos eran adultos, finalmente se comprobó que la mujer es menor de edad.

Tanto ella como su padre, de 48 años, son vecinos de Castalla y, según las mismas fuentes, ambos tomaron el aparato con su tío, un instructor de unos 40 años, dentro de un vuelo turístico para hacer fotografías. Los indicios sobre los que trabajan los investigadores apuntan a que el aparato no chocó contra nada en pleno vuelo y que pudo registrar algún fallo mecánico que obligó al piloto a intentar un aterrizaje de emergencia, sin éxito.

El siniestro ocurrió a las 12.37 horas junto a la carretera que une Castalla con la cima del Xorret de Catí, a unos 500 metros de esta población y en las inmediaciones de un instituto, que estaba cerrado por ser día festivo en la Comunidad Valenciana. La avioneta había despegado poco antes del Aeroclub de Mutxamel, cerca de la capital alicantina, y su caída fue vista por varios testigos, que avisaron al 112.