Luis Corominas, el yerno de los joyeros Tous, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados. El 9 de noviembre del 2006 mató de un tiro a un asaltante que presuntamente pretendía asaltar la vivienda de sus suegros, en Sant Fruitós del Bages (Bages). Un jurado popular le declaró no culpable y, por tanto, resultó absuelto. Pero meses después, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio porque el veredicto había sido "insuficiente" y "arbitrario". Ahora, el Supremo ha avalado esta decisión y ha desestimado el recurso del acusado.

El jurado dictaminó en junio del 2011 que Corominas actuó de forma "irracional" e "inconsciente", atenazado por un miedo insuperable y en legítima defensa. El acusado había cambiado su versión, pasando de presentarse como jefe de seguridad de los joyeros en su declaración inicial a declarar en la vista que acudió a la casa "como yerno y padeciendo por la vida" de sus suegros.

El Supremo estima que "el veredicto del jurado se presentaba más como un acto de voluntad, revestido con ropaje argumental, que como una decisión fruto de un proceso racional deliberativo". El alto tribunal incide en que lo que se pide al jurado es un "discurso racional".