Save The Children alerta de las "graves deficiencias" del sistema judicial español ante casos de abuso sexual infantil y en dar respuesta a las víctimas, especialmente cuando se trata de niños muy pequeños y cuando el denunciado es el propio padre. En 2011, en España se abrieron 471 causas por abuso a menores, 144 de ellas por agresión sexual, según la última memoria de la Fiscalía General del Estado. Así lo revela esta ONG en su informe La justicia española frente al abuso sexual infantil en el entorno familiar , presentado ayer en el seminario Infancia sin violencia , y en el que se pone de manifiesto que "ante la dificultad de acreditar los hechos, la Administración de Justicia tiende a archivar las causas sin investigar suficiente y diligentemente los casos, dejándolas en graves situaciones de desprotección y riesgo".

El documento, que parte del análisis de casos concretos y de autos de audiencias provinciales, ha reconstruido el camino judicial que un menor y su representante legal tienen que seguir en España para lograr protección y justicia en casos de abuso sexual infantil. "Los casos y los autos analizados confirman que en España no se están aplicando estándares internacionales para la protección de los niños y niñas en el ámbito de la Administración de Justicia y que resulta urgente revisar la normativa y la práctica judicial", ha explicado Yolanda Román, Responsable de Incidencia Política de Save the Children.

Según la ONG, "muchas veces" se pone en duda la credibilidad de la víctima por su corta edad, o incluso, tras una prueba pericial, se archiva la causa por no poder obtener la información suficiente del menor, poniendo varios ejemplos en el documento.