China lanzó ayer al espacio la nave tripulada Shenzhou IX , la cuarta de la carrera espacial china y la primera con una mujer astronauta a bordo.

El cohete despegó desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en pleno desierto del Gobi, la nave llevará a tres taikonautas --así llaman los chinos a sus astronautas--, entre ellos la primera mujer china en el espacio, Liu Yang, hasta el primer laboratorio espacial chino, el Tiangong-1 . Tras el acoplamiento, los astronautas entrarán en el laboratorio espacial para desarrollar experimentos científicos y pruebas técnicas.

Esta operación servirá para comprobar la capacidad de China para realizar operaciones complejas de acoplamiento en el espacio, fundamentales con vistas al futuro establecimiento de una estación orbital espacial tripulada. En la misión participan dos hombres, Jing Haipeng y Liu Wang y una mujer, Liu Yang, la primera china que viajará al espacio. Liu Yang fue seleccionada entre un grupo de mujeres casadas y sin hijos y, junto los otros tripulantes varones, debió superar todo tipo de pruebas físicas.

"En nombre del Comité Central del Partido Comunista de China, del Consejo de Estado, de la Comisión Central Militar, el secretario general, presidente y presidente de la Comisión Central Militar, Hu Jintao, así como del pueblo y de todos los grupos étnicos del país, os deseo un éxito total", declaró el presidente de la Comisión Permanente del Congreso Popular Nacional, Wu Bangguo, durante la ceremonia previa al despegue, según recoge la agencia de noticias oficial china, Xinhua.

Los taikonautas, por su parte, agradecieron el respaldo mostrado. "Gracias, presidente. Estamos agradecidos por los cuidados y cariño del Partido y del pueblo. Obedeceremos las órdenes y seguiremos las directrices", declaró el comandante de la misión, Jing Haipeng.