Juan Marcos Guareño Jeanneret, uno de los dos detenidos por el atraco a una sucursal bancaria de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) y el posterior tiroteo con la Policía Local en el que falleció una mujer de 54 años alcanzada por una bala perdida, fue condenado a 15 años de reclusión menor tras intentar matar de varios disparos en 1990 al cliente de una sucursal bancaria, de donde logró sustraer 1.990.000 pesetas.

En la sentencia dictada el 20 de abril de 1993, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Audiencia Provincial condenó al acusado a 15 años de reclusión menor por un delito de robo con homicidio en grado de tentativa, además de otros delitos. La Audiencia consideró probado que el día 25 de julio de 1990 el condenado y un cómplice entraron en una sucursal del Banco de Granada armados con un cuchillo y con una pistola, gritando a los clientes "todos quietos, esto es un atraco".

Un cliente se enfrentó a los atracadores diciendo "que tenían que pegarle un tiro para llevarse el dinero", por lo que Juan Marcos "le apuntó con la pistola a la cabeza y efectuó dos o tres disparos, si bien no se hizo fuego al fallar el cartucho", tras lo que "dio unas patadas en los genitales" a dicho cliente y huyó con el botín.