El Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) aprobó ayer nombrar al vicepresidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Gil Ortega, nuevo presidente de la Empresa Nacional de Residuos (Enresa), que gestiona el almacén de residuos de El Cabril (Córdoba). Gil Ortega sustituye como presidente de la entidad a José Alejandro Pina, mientras que el ingeniero Adolfo Cazorla Montero será el nuevo consejero delegado.

Asimismo, el órgano de dirección acordó la futura designación de un director económico-financiero y de control para esta empresa y aprobó designar a Matilde Galván Vallina, hasta ahora subdirectora general de la entidad, como administradora única de Cofivacasa.

El nuevo presidente de Enresa es licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid y ha sido director del Instituto Politécnico de Ciudad Real. Actualmente desempeñaba la función de vicepresidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, y ha ocupado diversos cargos de responsabilidad después de ser alcalde de Ciudad Real entre 1995 y el 2007, senador entre 1989 y el 2004 y diputado autonómico desde el año 2007 hasta la actualidad.

Adolfo Cazorla es vicerrector de Asuntos Económicos de la Universidad Politécnica de Madrid y doctor ingeniero agrónomo en la especialidad de Economía.