Una imagen vale más que mil rumores. Un lema que conocen bien Gerard Piqué y Shakira, que han usado una foto como arma definitiva para deshacer la bola de nieve que crecía y crecía alimentándose con el bulo de que estaban en crisis y que él le había engañado con otra, nada más y nada menos que con la supermodelo Bar Refaeli. A última hora de la noche del miércoles, la colgó el azulgrana en su cuenta de Twitter con la frase "Disfrutando de una gran noche" para que la vieran al instante los casi 2,9 millones de seguidores que tiene, y la colgó en la suya al mismo tiempo Shakira, de manera que otros 16 millones de personas (las que le siguen en la misma red social) tuvieron constancia de la imagen que desmiente la waka-crisis , el waka-engaño y cualquier otro waka-rumor que se le parezca.

UN 'HASHTAG' PROPIO Por si alguien tenía dudas --porque las ha habido, y bastantes--, la pareja ya se había dejado ver paseando por el Park Güell la tarde del mismo miércoles en actitud cariñosa, sin esconderse de nadie. El remate llegó casi a medianoche, con la imagen en la que aparecen los novios (de 25 y 35 años) cogidos de las manos, sentada ella sobre él, junto a Cesc Fábregas y su novia, la libanesa Daniella Seeman, de 36 años (exmujer de un jeque árabe con el que tiene dos hijos), durante la cena que celebró la plantilla del Barça en el bar Eclipse, en el piso 26 del Hotel W.

Nadie sabe muy bien cómo y por qué nació el rumor que incluso dan por bueno algunos taxistas de la ciudad. Solo se sabe que, como sucede en estos tiempos 2.0, la fuerza de Twitter fue decisiva. Se llegó a crear el hashtag barshakira, que juntaba los nombres de las dos divas. Se convirtió en trending topic mundial y eso llevó a algún medio a insinuar tímidamente que existía una relación entre la modelo y el futbolista. ¿Alguna base sólida? Ninguna. Solo que existía una supuesta crisis entre la cantante y el central azulgrana, que la exnovia de Leonardo DiCaprio es tan culé que casi cada vez que visita Barcelona acude al Camp Nou, que alguien los presentó alguna vez e intercambiaron teléfonos, que vino a Barcelona justo cuando Shakira estaba de viaje... La lógica llevaba, pues, a dar por hecho que se han acostado, a pesar de que lo mismo se podría decir de ella y de Cesc, uno de los jugadores con el que tiene más trato en el vestuario azulgrana. En su caso, nadie ha pensado en un lío entre ambos.

LA 'WAKA-FOTO' Pero el foco se ha centrado en Piqué, que ha guardado silencio durante todo estos días, provocando ligeras dudas en su entorno cercano, que siempre ha proclamado que el noviazgo con la colombiana es sólido como el granito. Quizá fue ese su error porque el bulo se expandió a pesar de que la israelí lo negó de viva voz el viernes pasado y a pesar de que no existe constancia de algún rastro fiable como los muchos que fue dejando cuando se veía en secreto con Shakira, y que, por cierto, los pocos periodistas que los conocían no difundieron por respeto a ambos y a sus parejas, ya que ellos aseguraban que seguían con ellas.

En cuanto el jugador publicó en Facebook la foto en la que ambos celebraban juntos y con sus respectivas familias y amigos el cumpleaños de ambos (nacieron el mismo día, un 2 de febrero), se desvelaron los detalles de aquel romance que había comenzado meses atrás, como hizo este diario.

Aquel waka-rumor se había convertido en waka-noticia gracias a una fotografía. Y esta vez, el rumor ha dejado de ser noticia por otra foto. Habrá más, pero solo tendrán que ver con Shakira y Gerard Piqué.