Beyoncé ha sido demandada por una empresa de videojuegos (Gate Five) por incumplimiento de contrato. La diva se había comprometido, al parecer, a ser la protagonista de uno de los productos de la empresa. Iba a cobrar por ello unos 20 millones de dólares. El juego tenía que llamarse Starpower: Beyoncé.

Al poco tiempo de ese compromiso, la cantante decidió echarse atrás, sin previo aviso a la compañía. Por ello, y según señala The New York Post, Gate Five reclama 100 millones de dólares.

Los representantes de la intérprete de Ego, insisten en que sí tenían la opción de retirarse del proyecto, y más al descubrir que la empresa no llegaba al presupuesto necesario para crear dicho producto con su nombre. Sin embargo, Gate Five asegura que Beyoncé se retiró a solo tres días de firmar oficialmente el contrato con ellos, en diciembre del 2010.

La empresa encargada de dicho proyecto sostiene que esa actitud de la cantante produjo una pérdida de millones de dólares en sus cuentas, así como el despido de más de 70 empleados. La cosa parece estar complicada para Beyoncé, ya que el juez Charles Ramos ha aceptado la demanda, por lo que la cantante y bailarina tendrá que ir a juicio.