Una tormenta que descargó 120 litros por metro cuadrado inundado bajos y garajes de las ciudades de Benicarló y Vinaroz, al norte de la provincia de Castellón, y dejó aislados a varias decenas de conductores, que tuvieron que ser rescatados por los bomberos, informaron fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos. Desde el mediodía llovía con intensidad en el norte de la provincia de Castellón, donde el agua llegó a alcanzar casi un metro de altura en algunas zonas.

Los bomberos realizaron 20 servicios relacionados con salvamentos de personas que habían quedado aislados por las agua o por coches inmovilizados en pasos inferiores. La carretera N-340, a su paso por Vinaroz, fue cortada por inundación de la calzada y una veintena de coches quedaron bloqueados.