Alrededor de medio millar de personas con máscaras y trajes antinucleares ha exigido en sendas manifestaciones ante las centrales nucleares de Garoña y Almaraz, el cierre inmediato de ambas.