Ocho personas fallecieron ayer en un tiroteo ocurrido en Bratislava, en el que un hombre de unos 50 años que, posteriormente, se suicidó, hirió también a 15 personas. El ministro eslovaco del Interior, Daniel Lipsic, explicó que la octava víctima mortal es una mujer que fue hallada en su piso, donde fue alcanzada por una de las balas que el agresor disparó indiscriminadamente desde la calle contra las ventanas de un edificio.

Previamente, el agresor había herido mortalmente a seis miembros de una misma familia que estaban en su domicilio de un barrio periférico de la capital eslovaca. Por su parte, el ministro de Sanidad, Ivan Uhliarik, precisó que el número total de heridos es de 15, de los que 13 fueron hospitalizados en varios centros de atención mientras que dos fueron atendidos en el mismo lugar de los hechos.

Nueve de los heridos se encuentran en estado grave, con heridas en el esternón, las vías respiratorias y la cabeza, según el titular de Sanidad. El autor de los disparos "era una persona de 50 años", confirmó la portavoz policial Denisa Baloghová, quien se negó a confirmar o desmentir que la familia víctima del ataque sea de etnia gitana.