Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a trece personas e imputado a otras cuatro en una operación contra la tenencia y distribución de pornografía infantil en internet, desarrollada en catorce provincias y que ha permitido intervenir una gran cantidad de material pedófilo.

Según fuentes policiales, en el dispositivo se han practicado diecisiete registros en los que se han intervenido tres ordenadores, 43 discos duros, dos memorias portátiles y cerca de 2.000 CD y DVD que contenían miles de archivos de contenido pedófilo.

En cuanto a los detenidos, dos han sido arrestados en Barcelona, al igual que en Madrid y en Huelva, mientras que el resto se divide entre las provincias de Oviedo, Málaga, Santa Cruz de Tenerife, Murcia, Bilbao, Pamplona y Toledo.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de marzo, tras la denuncia de un ciudadano que puso en conocimiento del Grupo de Delitos Tecnológicos de Valencia haber detectado archivos con contenido de pornografía infantil en internet.

A partir de este momento, los investigadores especializados en la lucha contra los delitos telemáticos se centraron en localizar a los usuarios que pudieran estar compartiendo este tipo de archivos en las redes de intercambio de ficheros.

Así se pudo localizar a varios usuarios en diferentes puntos de España que estaban distribuyendo de forma libre un vídeo que, según las mismas fuentes, hacía clara referencia a contenido de pornografía infantil.

Tras identificar los domicilios desde donde se realizaba la distribución de los archivos, se solicitaron los correspondientes mandamientos judiciales para practicar registros en Oviedo, Málaga, Santa Cruz de Tenerife, Murcia, León, Vizcaya, Madrid (dos), Pamplona, Toledo, Vitoria, Barcelona (tres), Huelva, Córdoba y Sevilla.

En algunos de los equipos examinados se detectaron programas de intercambio donde se ofrecía a la comunidad cibernauta archivos con contenidos pedófilos.

El Cuerpo Nacional de Policía ha agradecido la colaboración ciudadana, que "una vez más" ha permitido iniciar esta operación, que ha sido dirigida y coordinada por el Grupo de Investigación de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Valencia, que a su vez ha contado con el apoyo de las plantillas policiales donde se han realizado los registros y detenciones.