La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Gijón de 58 años al que le han sido incautadas 71 armas de fuego, 28 cañones de pistola, un cañón de una ametralladora, varios cargadores de pistola, unos 3.500 cartuchos de diversos calibres y más de seis kilos de pólvora.

La investigación comenzó el pasado 10 de noviembre cuando la policía alemana detectó en un aeropuerto de su país un paquete procedente de un país centroamericano que contenía un cañón para una pistola marca Derringer, de calibre 22, y cuyo destinatario era un ciudadano español vecino de Gijón.

Investigación

A través de la embajada de Alemania en España, se informó de la interceptación del paquete y se remitió la información a la Guardia Civil al tener esta la competencia en materia de armas y explosivos. La Unidad de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón inició una investigación sobre el destinatario de dicho paquete postal.

Las pesquisas permitieron constatar que el arrestado, cuyas identidad responde a las iniciales O.M.B., tenía legalizada a su nombre como arma inutilizada una pistola de la misma marca y calibre que el cañón que se enviaba. La inutilización de un arma se realiza habitualmente eliminando el percutor y bloqueando el alma del cañon, por lo que la petición de un cañon podría suponer el intento de habilitar el uso de la pistola.

Entrega vigilada

La policía alemana entregó a la Guardia Civil de Gijón el paquete y el instituto armado, con la correspondiente autorización judicial, procedió a su supuesta entrega "vigilada" el 9 de diciembre. Se registró la vivienda y los trasteros, en donde se hallaron 71 armas de fuego entre cortas y largas de diversas marcas y calibres, 18 de las cuales se encontraban inutilizadas.

Hasta un subfusil

Entre ellas, había un subfusil ametrallador en perfecto estado de funcionamiento y dos escopetas con los cañones recortados. Asimismo, se incautaron 28 cañones de pistola sin numeración, un cañón ametralladora, armazones de revolver y pistola, cargadores, diversas piezas para armas de fuego, mas de 3.500 cartuchos de munición de varias marcas y calibres y más de 6.000 gramos de pólvora para la recarga.

O.M.B. carecía de los permisos administrativos para la posesión de todas las armas, a excepción de algunas inutilizadas, y se enfrenta a un delito por tenencia ilícita de armas. El material incautado ha sido entregado al Juzgado y, una vez clasificadas por tipo, marca y modelos, las armas serán remitidas a la Guardia Civil que determinará el estado de funcionamiento de las mismas y su aptitud para disparar.