LA MADRE del torero Jesulín de Ubrique, Carmen Bazán, testificó ayer en la Audiencia Nacional en el juicio a seis presuntos islamistas acusados de cometer una serie de robos en el sur de España, uno de ellos en la finca Ambiciones , para financiar a un grupo terrorista argelino. Bazán confirmó que en el 2005 sufrió un robo en su domicilio, en el que le sustrajeron varias joyas tras haber forzado una puerta. EFE