Un tiburón ha salvado a varias crías al morder en el vientre a una hembra de su especie en el acuario Kelly Tarlton de Auckland (Nueva Zelanda), segun han informado medios locales. Al salir del vientre de su madre, las crías fueron puestas a resguardo por los empleados del centro en un acuario separado para evitar que fueran atacadas por otros tiburones. Los veterinarios cosieron la herida de la hembra, que también se encuentra en buen estado.

Los trabajadores del acuario, que no sabían que la hembra estaba preñada, reaccionaron con escepticismo cuando el martes varios visitantes, atónitos, les contaron que un tiburón había mordido a otro y que de la herida habían salido varias crías. "En ocasiones los tiburones se muerden mutuamente", explicO Fiona Davies, una empleada del acuario, al New Zealand Herald . Davies afirmó que la cesárea improvisada probablemente salvó las vidas de los tiburones. De haber nacido de noche, como normalmente ocurre en los partos de la especie, los bebés habrían sido comidos por tiburones adultos.