Un total de 51 personas fueron detenidas o imputadas durante los meses de junio y julio, acusadas de provocar incendios forestales en España, según informó ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. De los dos meses, julio fue el que registró un mayor número de detenciones (32), así como de hectáreas forestales devoradas por las llamas. La provincia donde se contabilizó el mayor número de detenidos o imputados de ese mes fue Málaga, con cinco casos.

Los incendios han quemado en lo que va de año más de 75.000 hectáreas en España, casi el doble (el 85% más) que en todo el 2008, cuando ardieron 41.000 hectáreas de masa forestal.