Estas son las cosas que pasan en Córdoba, en la Córdoba taurina- Que es muy parecida a las demás córdobas , o dicho de otro modo, a los demás sectores sociales que integran la ciudad de Córdoba. Lo de José Luis Moreno con el Trofeo Manolete es sangrante. Lo del año pasado ocupa ya un lugar, una página en la historia de la Tauromaquia cordobesa. ¿Cómo tras haber triunfado rotundamente en la Feria de la Salud y después de recibir el mayor reconocimiento de cuatro instituciones taurinas cordobesas, va el jurado del Trofeo Manolete y lo deja desierto, siendo Moreno el único candidato?

Y este año, que José Luis Moreno volvió a tener una actuación extraordinaria, digna de ese galardón, otra vez el jurado del citado trofeo se lo niega y se lo da a José Tomás. ¡Hombre, es que José Tomás es José Tomás! Y es que estuvo muy bien el de Galapagar.

Yo creo que no estuvo mejor que José Luis Moreno, quizás al mismo nivel, pero claro, a Tomás le acompaña el halo y el rebufo de la muerte. Como si el torero de Córdoba se hubiera enfrentado a dos cabras y no hubiera corrido ningún riesgo ante sus dos oponentes, el día de marras en que se mereció la concesión del Trofeo Manolete, por su inmensa entrega, valor, técnica, arte y madurez. Pero claro, José Luis Moreno es del Valle de los Pedroches y al lado del mítico José Tomás no hay la menor duda, ya que esa concesión le da prestigio a Córdoba.

MALA CONCIENCIA Me consta que este año los empresarios de la plaza de toros de Las Ventas tienen remordimientos y mala conciencia por no haber incluido a José Luis Moreno en el ciclo isidril , así lo estimaron Antonio Chenel Antoñete , el maestro Molés y el mismo Emilio Muñoz. ¿Y por qué los empresarios de Madrid y estos tres expertos periodistas y toreros piensan así? Pues la cosa esta clara: porque José Luis Moreno está en el mejor momento de su carrera taurina y porque a Madrid han llevado este año a toreros que no le llegan a Moreno ni a la cintura.

Flaco favor le están haciendo a la Córdoba taurina los miembros del jurado del Trofeo Manolete que, por negárselo a José Luis Moreno, puede que sean ellos quienes pasen a ocupar una página en la historia de la tauromaquia en vez de José Tomás.

Y es que la polémica esta servida en tazas de rabia, de impotencia y de injusticia. Que cada palo aguante su vela, pero me parece a mí que estoy diciendo hoy aquí verdades como puños y recogiendo el sentimiento de la mayoría de los aficionados cordobeses. Verdades que la mayor parte de la crítica taurina de la ciudad no se atreve a proclamar tal y como se hacía antes.

Qué mala es Córdoba con sus hijos ilustres --como cuando le dieron la espalda a Manolete-- y qué trabajito nos cuesta reconocer y decirle a José Luis Moreno que en estos últimos años es el mejor torero que tiene Córdoba.

No te preocupes chaval, que yo, que sí soy periodista, no sólo lo digo, sino que lo proclamo: que toreas muy bien y que Dios te acompañe y te dé suerte. No te preocupes por ese trofeo, triunfa por las plazas de España, que vale más la pena y desde luego vas a ganar más dineros.