Diversas asociaciones de conductores acusaron a la reforma de la Ley de Tráfico aprobada por el Congreso de los Diputados de tener un fin "recaudatorio" y "tratar de evitar que se recurran las multas", mientras que el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) considera que "agilizar el trámite" sancionador no puede ser considerado "recaudatorio" y nace sin "consenso social" y realizada "en detrimento de derechos del conductor".