Un conductor que circuló cuatro kilómetros en contra dirección por la A-2 ha sido condenado a ocho meses de cárcel y dos años de retirada del permiso de conducir. Los hechos, que ocurrieron el 5 de marzo al mediodía, fueron grabados por las cámaras de seguridad instaladas a lo largo del túnel de El Bruc. Inicialmente, el infractor, un hombre de 78 años domiciliado en Barcelona, conducía correctamente en dirección hacia Lleida. Tras cruzar el túnel, se detuvo en un área de descanso y al incorporarse de nuevo a la vía lo hizo por el mismo lugar, pero en dirección a Barcelona. El hombre recorrió el tramo que va del kilómetro 565 al 569 en sentido contrario. Durante el trayecto, se cruzó con al menos 50 vehículos que tuvieron que esquivarlo y hacer maniobras bruscas para evitar un choque.

El conductor fue detenido por los Mossos d´Esquadra cuando paró para poner gasolina. En la prueba de alcoholemia dio negativo, pero no pudo ofrecer una explicación coherente de los hechos y, sorprendentemente, negó que condujera en contra dirección. Tras ser citado el lunes pasado para un juicio rápido en el Juzgado de Instrucción número 4 de Igualada, Serafín S. V. se conformó con la pena solicitada por un delito de conducción temeraria.

La condena de este hombre de avanzada edad se produce en un momento en el que el Servicio de Tráfico se está planteando endurecer las medidas de control de los conductores veteranos.

En la actualidad, cuando los conductores cumplen 70 años deben someterse a varias pruebas médicas y psicotécnicas cada dos años para renovar sus licencias.