El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, avanzó ayer que su departamento ha "prohibido taxativamente" y "cortado radicalmente" la fijación de cupos de detención de inmigrantes irregulares, barajados por algunas comisarias de Policía de Madrid. En su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso para dar cuenta de la lucha contra la inmigración ilegal, Pérez Rubalcaba negó, no obstante, y de forma rotunda, que los máximos responsables policiales hayan dictado "ninguna instrucción, circular ni orden verbal ni escrita" para fijar cupos de inmigrantes irregulares a detener.

Pese a ello, y para aclarar algunos "malentendidos" la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil emitió el lunes una instrucción en la que establece que, en lo referente a la inmigración ilegal, se fijen únicamente objetivos "cualitativos" atendiendo prioritariamente a los problemas delictivos. El ministro del Interior rechazó que esta instrucción suponga una "rectificación" de las órdenes previas dadas por los responsables policiales, ya que, ha dicho, "no se puede rectificar algo que no se ha adoptado previamente".

DURA RESPUESTA En respuesta a la diputada de UPyD, Rosa Díez, Rubalcaba negó también que existan instrucciones para detener de forma masiva a inmigrantes con el objetivo de mejorar las estadísticas policiales o que se haya arrestado a personas "sin papeles" cuando iban a recoger a sus hijos al colegio. "¿Usted pretende decir que se ha pedido a los policías que incumplan la Constitución?", se quejó el ministro, quien acusó a Díez de "pasarse cuatro pueblos".

Sobre la lucha contra la inmigración ilegal desarrollada a lo largo del año 2008, el ministro ha subrayado la eficacia de los acuerdos de cooperación firmados con los principales países emisores de flujos migratorios, fundamentalmente de Africa occidental, que han impedido la salida en barco de 8.024 personas con rumbo a España durante 2008.