El barco de la ONG "Woman on waves" ha practicado esta mañana un aborto farmacológico a una menor de 18 años sin el consentimiento de sus padres, una condición que exige la legislación española pero no la holandesa.

Así lo han informado a Efe fuentes de la citada ONG, quienes han explicado que la menor, que se encontraba embarazada de menos de seis semanas y media, ha conocido de la existencia de esta posibilidad "a través de la televisión".

El barco opera bajo bandera holandesa, por lo que para evitar la legislación española navega hasta aguas internacionales y realiza el tratamiento farmacológico (con pastillas).

El pasado viernes fueron tres mujeres las que abortaron a bordo de la embarcación, y aunque a primera hora de hoy se informó de que no iba a haber más abortos porque las mujeres que habían acudido a informarse no reunían los requisitos, finalmente se ha interrumpido el embarazado de una joven menor de edad.

La ONG "Woman on waves" llegó el pasado día 16 al puerto de Valencia para comenzar una campaña de atención e información gratuita y tiene previsto zarpar esta misma tarde después de estos cinco días.

Su estancia en la ciudad ha estado envuelta en polémica, ya que al rechazo de algunos colectivos antiabortistas y de los miembros de un grupo de extrema derecha que se concentraron a su llegada al puerto, se le han sumado las críticas tanto vertidas por miembros tanto del Ayuntamiento de Valencia como de la Generalitat.

Desde "Woman on waves" han señalado que esta campaña que están llevando a cabo a nivel mundial responde a la necesidad de garantizar "el derecho a una educación sexual objetiva, la disponibilidad de anticonceptivos y un aborto legal y seguro".

Según sus datos, 20 millones de mujeres al año tienen que optar por un aborto ilegal e inseguro, de las que por ello fallecen 68.000 mujeres.