La Audiencia de Granada ha absuelto a un ciudadano marroquí que fue juzgado como acusado de violar cuatro veces a una joven con retraso mental leve en una casa abandonada del entorno de calle Elvira de la capital y para quien la Fiscalía solicitaba en sus conclusiones definitivas 52 años de prisión. El Tribunal, según la sentencia a la que ayer tuvo acceso Efe, considera que la única prueba de cargo con la que cuenta es la declaración de la supuesta víctima y que ésta, aunque podría ser suficiente para una condena de acuerdo con diversa jurisprudencia, genera en el presente caso "dudas razonables" sobre lo acontecido. En este sentido, la Sección Primera señala que existen contradicciones entre la declaración de la denunciante, que afirma que hubo violencia, y la falta de marcas.