El racionamiento del volumen de combustible o electricidad que puede consumir cada ciudadano es la propuesta clave que lanza el activista ecologista George Monbiot en su libro Cómo parar el calentamiento global para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 90 por ciento en 2030.

El sistema, que el también periodista cree factible, funcionaría otorgando a cada individuo una "cuenta de carbono", un mecanismo similar a las cartillas de racionamiento, cuyo crédito se iría consumiendo a medida que el consumidor pagara sus facturas de combustible, electricidad o gasolina.

PREMIO NELSON MANDELA Además, el periodista, que fue galardonado por Nelson Mandela con el Premio United Nations Global 500 por sus logros medioambientales, propone que quienes ahorraran créditos de carbono podrían venderlos a otros particulares que los necesitaran.

Entre los ciudadanos de cada país se distribuiría, a partes iguales, cuotas que pudieran comprar un volumen de combustible y electricidad que generara el 40 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero permitidas al Estado, y el resto se subastaría a las empresas o, en una menor parte, se lo reservaría el Gobierno.

Monbiot pide que los Gobiernos otorguen subvenciones a los individuos con menores rentas para mejorar la eficiencia energética de sus viviendas y que fomenten una red en la que cada casa disponga de "minúsculas centrales energéticas" interconectadas que generaran electricidad y calor a partir de gas e hidrógeno. El periodista también propone que se fomenten las energías renovables, transportes alternativos al coche, vehículos más ecológicos y teletrabajo.