El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ha anunciado hoy que la Fiscalía de Barcelona ha decidido ordenar la detención del agresor de la joven ecuatoriana en un tren de la red ferroviaria de la capital catalana. Fernández Bermejo hizo este anuncio en el Congreso de los Diputados después de que así, según ha explicado, se lo comunicara el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido.

La orden de detención de esta persona se ha cursado después de que el joven quedara en libertad con cargos tras declarar ante la jueza. Fernández Bermejo ha añadido que, a pesar de que la jueza decidió que no era necesaria la prisión preventiva como medida cautelar, esta agresión nunca hubiera quedado "impune", y ha puntualizado que éste es el único "matiz", ya que a partir de ahora el proceso seguirá de manera regular.

El ministro, quien no ha entrado a valorar esta decisión de la jueza, ha explicado que, dado que el fiscal de guardia estaba ausente y la víctima no había nombrado abogado, la responsabilidad quedó en manos de la titular del juzgado. "Mi responsabilidad es que haya un fiscal de guardia. Y lo había", ha asegurado Fernández Bermejo, quien ha indicado que éste se encontraba atendiendo un asunto de narcotráfico.

Fernández Bermejo ha afirmado que en cuanto el fiscal de Barcelona tuvo los detalles de unos hechos tan "graves" como los sucedidos ordenó la "detención inmediata" del agresor. El atacante, según ha adelantado el ministro, puede enfrentarse a una acusación grave por carácter xenófobo que puede alcanzar más de dos años de prisión.

Respecto a la petición del PP de que comparezca en el Congreso de los Diputados para explicar la ausencia del fiscal de guardia, el ministro ha dicho que no cree que sea necesario porque los hechos están "bastante claros".