La policía detuvo el sábado por la noche en Oviedo a un vecino de 36 años, que responde a la identidad de S.G.M., acusado de violar a una niña de ocho años en la capital asturiana. El delito se cometió, presuntamente, el pasado viernes, un día antes de la detención.

Fuentes policiales informaron de que el agresor mantenía una relación de amistad con los padres de la niña. Las mismas fuentes explicaron que la pequeña no informó a sus padres de lo sucedido hasta el día siguiente. Inmediatamente, sus progenitores presentaron denuncia y la policía escuchó a la niña, que realizó una detallada descripción de su agresor y de la zona donde se había cometido el delito. Un férreo dispositivo policial y la importante cantidad de datos aportados por la pequeña sobre el aspecto físico fueron determinantes para localizar al presunto violador que, fue detenido en la calle del Cabo Peñas, donde vivía, a menos de cinco minutos de casa de la víctima. Los hechos causaron una gran alarma en el vecindario.

HABITACION DE ALQUILER La agresión se produjo, según el relato de la niña, en la calle de Albéniz, donde ella vive con su familia. Sin embargo, no ha trascendido el lugar ni el modo en el que se llevó a cabo la agresión.

El arresto se produjo cuando una patrulla vio a un hombre que se correspondía con la descripción de la víctima en la misma zona que ella había señalado. El detenido vive en un piso que ni es de su propiedad ni tiene alquilado, sino que tiene arrendada una de las habitaciones.

Fuentes policiales explicaron que S.G.M. acostumbra a usar distintas identidades por lo que ayer pusieron bajo interrogantes que esta sea la verdadera. Además, las mismas fuentes confirmaron que pesan sobre él varias órdenes de búsqueda y captura por distintos delitos.