Valencia. El viento compartió ayer protagonismo con el fuego en la tradicional cremá de las Fallas de Valencia. Las fuertes ráfagas de viento de hasta 70 km./h. tiraron al suelo dos construcciones y obligaron a extremar la precaución, sobre todo en los 85 monumentos de la ciudad incluidos en la lista negra de peligrosos por estar plantados muy cerca de los edificios colindantes.