La Guardia Civil ha localizado un zulo en la conocida como cala de Enmedio , en el término municipal de Níjar (Almería), que escondía 3.050 kilogramos de hachís, según el Instituto Armado. El zulo es de tres metros de ancho por tres de largo, enterrado en la playa y camuflado en el entorno natural entre arbustos y plantas y al que se accedía a través de una trampilla situada a unos veinte metros de la orilla del mar.

La localización del zulo tuvo lugar la madrugada del lunes gracias al rastreo de la zona realizado por un perro del servicio antidroga, después de que lo agentes detectaron la presencia de una embarcación que accedía a la cala y posteriormente se adentraba en el mar, al tiempo que observaban unos bultos a pie de playa.

PERRO ANTIDROGAS Los agentes comprobaron que los bultos eran cinco fardos de hachís y al sospechar de que podría haber más droga en los alrededores utilizaron un perro del servicio antidrogas para rastrear la zona en la que se descubrió la trampilla. En el zulo, los agentes encontraron 95 fardos con más de tres toneladas de hachís.

EN EL NORTE Por otro lado, la Guardia Civil ha detenido en Asturias a siete personas dentro de la denominada Operación Nácar y se ha incautado de 10 kilogramos de hachís, 60 gramos de cocaína y más de 19.000 euros.

Los detenidos pertenecían a una organización que se proveía de hachís y cocaína en Galicia para trasladarla después a Asturias donde era distribuida en las ciudades de Oviedo, Avilés y Llanes y no se descartan nuevos arrestos en los próximos días.

Las mismas fuentes indicaron que la investigación, que continúa abierta, se había iniciado en el mes de abril de este año al detectarse frecuentes viajes a Pontevedra por parte de algunos miembros de este grupo.

El pasado 9 de diciembre, el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, procedieron a la detención en las inmediaciones de Soto del Barco de cinco personas por supuestos delitos de tráfico de drogas. Estas cinco personas viajaban en dos vehículos procedentes de Galicia, donde habían adquirido diez kilogramos de hachís para posteriormente proceder a su venta en Asturias.

La droga incautada se encontraba oculta en el interior de uno de los vehículos bajo la rejilla de los limpiaparabrisas, en paquetes de un kilogramo de peso y tabletas de 200 gramos acondicionadas para evitar la humedad en el supuesto de que lloviera.