La enorme distancia en el uso de internet que aún separa a España del resto de los países europeos se salvará en cinco años. Al menos eso es lo que se propone el plan Avanza (2006-2010) aprobado ayer por el Consejo de Ministros. El documento aprobado por el Gobierno prevé elevar el volumen de actividades económica relacionadas con las tecnologías de la información a finales de esta década desde el 4,8% PIB registrado el año pasado al 7%. Un guarismo homologable con el de la naciones más avanzadas.

El plan es una amalgama de medidas que incluye desde créditos blandos a las pequeñas empresas para estimular el comercio electrónico, a préstamos familiares para la compra de ordenadores conectados a internet y la generalización del uso de la informática en la escuela.

Su puesta en marcha ha implicado que el presupuesto del Gobierno para estas materias correspondiente al próximo año haya aumentado un 60% respecto al 2005, alcanzando los 1.197,2 millones de euros (casi 200.000 millones de pesetas).

Pese a este espectacular incremento, el plan no cuenta con una previsión financiera para el conjunto del periodo. "Se irá fijando cada año en los presupuestos generales", indicó un portavoz del Ministerio de Industria, el departamento que lidera la iniciativa.

COFINANCIACION Varias de las actuaciones se desarrollarán conjuntamente con las comunidades autónomas, otras administraciones y la sociedad civil, en cuyo caso los presupuestos del Estado participarán en su financiación.

El plan diseñado por el Gobierno se desarrolla en programas concretos, que tampoco detalló ayer el Ejecutivo. Alguno de ellos ya se han puesto en marcha, como la tarjeta sanitaria electrónica, el programa Aula de implantación de ordenadores en las escuelas y el DNI electrónico. Otras iniciativas "se irán anunciado a medida que se definan", precisó el mencionado portavoz de Industria.

INTERNET PARA TODOS La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó tras la reunión del Consejo de Ministros de ayer, que uno de los objetivos es extender el uso de internet en los hogares "para que pueda llegar a las viviendas, los mayores, los discapacitados y otros colectivos con dificultades de acceso".

Además de la inversiones y subvenciones, el proyecto del Gobierno incluye un detallado calendario de nuevas normativas destinadas a dar seguridad, tanto jurídica como económica ante posibles fraudes en el acceso a internet. Asimismo, se regularán las condiciones de acceso a la Administración por la vía electrónica y el teletrabajo, entre otras. "Es clave fomentar la confianza en la sociedad de la información", subrayó la número dos del Ejecutivo durante su intervención de ayer.