Ciudadanos marroquíes y españoles se reunieron ayer en el centro municipal Las Dehesillas de Leganés para rendir homenaje a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de Madrid y del 16 de mayo de 2003 en Casablanca.

El acto fue organizado por el Comité Marroquí de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo, la Fundación Hassan II para los residentes marroquíes en el extranjero y la Fundación Instituto de Cultura del Sur de Madrid, que engloba a cinco ayuntamientos del sur de la Comunidad madrileña, así como por el Círculo Mediterráneo, que preside Carmen Romero. La iniciativa completó el acto del sábado en la Casa Encendida de Madrid, donde se inauguró una muestra homenaje basada en la presentación de 192 cubos, en memoria a las víctimas del 11-M.

En el homenaje de ayer, día en que se cumplieron cuatro meses de los atentados de Madrid, dos poetas, uno marroquí, Abdellazid Laabi, y otro español, Luis Antonio de Villena, leyeron, cada uno en su idioma, el manifiesto Sadáqa: Construir amistad , en el que un nutrido grupo de intelectuales, periodistas, escritores y ciudadanos marroquíes y españoles dirigen un mensaje de "fraternidad" a las víctimas de los atentados de Madrid y Casablanca.

Por su parte, la presidenta del Círculo Mediterráneo, la ex diputada Carmen Romero, que habló en castellano y francés, destacó que "todos somos víctimas y tenemos que luchar contra el terrorismo".

Con homenajes como éste, "que nos ayudan a fomentar la convivencia para que cada día sea mejor la integración, queremos lanzar un mensaje de paz y amistad", explicó Romero.