La Guardia Civil ha detenido a catorce personas y ha aprehendido más de 500.000 dosis en la denominada operación Mazas , en la que se desarticuló una red dedicada a la comercialización ilegal de anabolizantes y que constituye la mayor incautación de medicamentos ilegales en España.

El portavoz de la Oficina de Relaciones Informativas de la Guardia Civil, Fernando Cubillo, compareció ayer en rueda de prensa, junto al jefe del Area de Control e Inspección de la Agencia Española del Medicamento del Ministerio de Sanidad, Martín del Castillo, en la que ofrecieron detalles de la operación.

Esta operación se ha llevado a cabo en las provincias de Madrid, Valencia, Alicante, Granada, Almería y Cádiz y se inició hace siete meses cuando la Guardia Civil detectó un envío postal de medicamentos fuera del cauce sanitario normal, que contenía sustancias consideradas peligrosas para los consumidores.

La red desarticulada se dedicaba desde hace cuatro años a la importación ilegal, manipulación, falsificación, fabricación y comercialización de sustancias anabolizantes sin los requisitos legales establecidos por las autoridades sanitarias, cuyo producto final tenía una apariencia "exactamente" igual al medicamento original.

En la operación se llevaron a cabo once registros y, además de los catorce detenidos como presuntos autores de los delitos de estafa, contra la salud pública, contra la propiedad intelectual e intrusismo profesional, hay otras cuatro personas imputadas, de las que se investiga su grado de implicación en la red.

Los anabolizantes se distribuían en la costa mediterránea, Andalucía y Madrid, mediante envío directo o a través de empresas de mensajería y los destinatarios eran deportistas o usuarios de gimnasios. Entre el material incautado se encuentran también 375.000 envases vacíos o en proceso de llenado, 450.000 tapones, 160.000 prospectos, 1.200.000 etiquetas, así como maquinaria para el envasado y el etiquetado.

El responsable de Sanidad explicó que la función de los anabolizantes es aumentar la masa muscular, por lo que se usan en casos de anemias severas o quemaduras graves. Del Castillo señaló que si alguien ha consumido anabolizantes fuera de los cauces sanitarios legales; farmacias, hospitales y centros de salud, debería acudir inmediatamente a su médico.