La Junta de Andalucía recurrirá la ley estatal sobre investigación con preembriones humanos, al invadir sus competencias, según el consejero de Salud, Francisco Vallejo, que garantizó que, pese al recurso de inconstitucionalidad del Gobierno a la ley andaluza, esta investigación "es imparable" y continuará.

Vallejo, que compareció ayer en conferencia de prensa, atribuyó el acuerdo del Consejo de Ministros de interponer ese recurso a razones "estrictamente políticas". Anunció que, para garantizar la continuidad de la investigación, el Gobierno andaluz aprobará en breve un decreto que regulará el Comité andaluz de Investigación con Preembriones Humanos no viables para fecundación in vitro y todos los requisitos del procedimiento.

El consejero andaluz dijo que el recurso no les ha "cogido por sorpresa" y ya lo esperaban, por lo que indicó que estaban "preparados" y que, pese a ello, tienen "todas las garantías jurídicas de que es posible continuar la investigación" y por ello el 9 de diciembre presentarán todos los proyectos investigadores.

Afirmó que con su recurso el Gobierno demuestra que "realmente quiere impedir que se investigue con células madre embrionarias y, desde luego, mucho menos permitir que se haga en Andalucía", y recalcó que ese decreto permitirá empezar en enero la investigación "con nuestra ley, vigente o en suspenso, o con la ley aprobada por las Cortes", que precisó que también la autoriza.

Recordó que la ministra de Sanidad, Ana Pastor, dijo "hace menos de un año en el Congreso que es una irresponsabilidad investigar con células madre embrionarias" y que en julio pasado rechazó la oferta que le hizo para "compartir" la ley andaluza, cuando era "un magnífico momento" para apoyar "algo innovador en Andalucía".

Opinó que el Gobierno ha cambiado su postura para "eludir presiones" hasta las elecciones, aunque afirmó que ha regulado esa investigación "sólo en teoría", pues hasta ahora ha utilizado lo que llamó una "auténtica ley trampa" para dificultar "sustancialmente la fecundación in vitro" e "impedir que investiguemos en Andalucía con una ley ya existente, un equipo creado y la financiación resuelta".

Según Vallejo, ése es el "compromiso del PP con los sectores más reaccionarios", lo que dijo que demostró la "auténtica ruptura de la disciplina de voto" que hubo cuando se aprobó la ley estatal.

Recalcó que "la ley andaluza responde literalmente a los contenidos de la Constitución y se ampara en las competencias exclusivas de investigación que recoge el Estatuto de Autonomía, en el que la derecha jamás ha creído".

"El PP y el Gobierno no van a parar esta investigación, vamos a cumplir nuestros compromisos con los enfermos y ayer mismo le di todas las seguridades al profesor Bernat Soria --director científico del proyecto andaluz-- de que no va a tener ningún problema para volver de Singapur y seguir su trabajo en Andalucía", según Vallejo.

Agregó que, si se pide al Constitucional la suspensión cautelar de la normativa andaluza, "eso no suspendería la investigación, sino la vigencia de nuestra ley, pues el Congreso ha aprobado la investigación con células madre embrionarias y, por ello, tendremos el decreto que la regula y una ley (la estatal) que nos ampara".

También defendió que al Estado le compete "fomentar y coordinar la investigación, pero no invadir competencias de la comunidad", que arguyó que con su ley "violenta absolutamente".

Para Vallejo, el Ejecutivo central ha respondido a los ofrecimientos de la Junta, como dijo que pasa muchas veces, con un recurso para intentar "paralizar lo que los andaluces estamos haciendo sin pedirles nada, simplemente que nos dejen trabajar".

"El Gobierno del PP está jugando con cosas muy serias para muchos enfermos", añadió.