Mató a su mujer y después de suicidó. El martes por la noche José Nadal repitió el argumento de tantos episodios de violencia doméstica con el final más trágico posible. El hombre, de 57 años, degolló a su esposa Concha, de 50, y acto seguido, se ahorcó en el patio de su casa en Canals (Valencia).

Todo sucedió en pocos minutos. Una vecina pudo oír los gritos de la mujer e intentó acceder a la vivienda. Al no permitírselo el agresor, corrió hacia el ayuntamiento y avisó de lo que estaba ocurriendo en el retén de la policía. Cuando los agentes llegaron a la casa, la tragedia ya se había consumado. En ese momento se estaba celebrando un pleno municipal que quedó suspendido.

Después de 25 años de matrimonio, Concha había anunciado a su marido la intención de separarse. Una de sus amigas aseguró que estaban negociando el reparto del patrimonio familiar, aunque a nadie en el pueblo le constaba que el motivo de la ruptura fueran los malos tratos. Lo cierto es que la mujer nunca presentó denuncia alguna por violencia doméstica. El matrimonio tenía tres hijos, dos chicas y un chico, de entre 18 y 25 años, que no se encontraban en el domicilio.

61 VICTIMAS ESTE AÑO Con ésta, ya son 61 las mujeres muertas este año a manos de sus parejas o ex parejas en España, una cifra que incluye tanto matrimonios como parejas de hecho y que supera ya a las 52 muertes registradas en el 2002. El último fin de semana resultó especialmente trágico con tres casos en Lanzarote, Algeciras y Córdoba.

UGT de la Comunidad Valenciana denunció que el Gobierno autonómico "dedica más dinero al estudio de la violencia de género y a elaborar planes que a la protección efectiva de las víctimas del maltrato" y exigió "una política integral" con "medios suficientes" para combatir este fenómeno.