El hombre que el martes mató a martillazos a su ex mujer en el portal de su casa en Barcelona tiene abiertas causas en una quincena de juzgados por denuncias de la víctima, fue detenido en enero por amenazarla de muerte y fue condenado hace 14 días por quebrantar una medida de alejamiento.

Fuentes judiciales han explicado que el acusado, Pedro Martínez Bustos, de 49 años, tenía desde el 29 de enero, día en que fue llevado a los juzgados de guardia detenido, una orden que le impedía acercarse al domicilio de su ex mujer, Ana María Fábregas Escuder, a menos de 100 metros y tampoco podía comunicarse con ella. Pese a ello, según las mismas fuentes, incumplió la orden en varias ocasiones, si bien su ex esposa había acudido a los juzgados para comunicar que "lo perdonaba" al confiar en que no volvería a maltratarla.

Sin embargo, en este caso, Pedro Martínez Bustos fue a juicio el pasado 29 de mayo, día en que según estas fuentes, la mujer avisó que su ex marido le había amenazado de muerte, y fue condenado al pago de una multa de 720 euros por haber quebrantado la medida de alejamiento respecto de su ex compañera.

En la sentencia, el juez también le condenó a dos multas de 30 euros por una falta de amenazas y otra de injurias sobre la persona de Ana María Fábregas. Dice la sentencia que, pese a esa medida de alejamiento, en la madrugada del 18 de mayo de este año llamó por teléfono a su ex mujer y le dejó grabado en el contestador el siguiente mensaje: "Eres una puta, te voy a matar".