Kiosco

Diario Córdoba

MARTES SANTO EN CÓRDOBA

Tristeza en San Andrés

La cofradía tenía previsto estrenar el nuevo estandarte realizado por el taller Santa Victoria

15

La lluvia impide el desfile procesional de la cofradía del Buen Suceso

La alegría que dejó el pasado Domingo de Ramos la Virgen de la Esperanza en la parroquia de San Andrés se tornó ayer tristeza con la suspensión de la estación de penitencia de la hermandad del Buen Suceso.

La cofradía anunciaba que tras valorar la situación meteorológica decidía suspender la estación de penitencia. Poco después abriría las puertas del templo para que los cordobeses pudieran visitar los pasos de las imágenes titulares de la cofradía, que estuvieron ubicados en el altar mayor del templo.

Allí todo el gran numero de cordobeses que se acercaron hasta las nueve de la noche que permaneció abierto el templo pudieron ver el misterio de Nuestro Padre Jesús del Buen Suceso, una imagen que por primera vez en Semana Santa (ya que se pudo ver en la Magna Nazarena) lucía la túnica bordada en los talleres Santa Victoria bajo diseño de Rafael de Rueda.

Los pasos de la cofradía expuestos en la parroquia de San Andrés, ante el altar mayor.

Al lado se encontraba la Virgen de la Caridad. La dolorosa estaba entronizada en su paso de palio en esta ocasión exornado con las características rosas de color rosa que suele llevar todos los años.

En el apartado de estrenos, además de la citada túnica la cofradía iba a estrenar el nuevo estandarte bacalao, una pieza que bajo diseño de Rafael de Rueda bordó el taller Santa Victoria bajo la dirección de Enrique Ruiz Flores en aplicación, aunque con el realce y los volúmenes propios del bordado en oro fino.

Habrá que esperar al año que viene para ver el caminar de esta cofradía, el caminar del cortejo de nazarenos rojos y cinturon de esparto por la plaza de la Magdalena o la calle Lineros en su camino de ida a la Santa iglesia Catedral y sobre todo dejarse llevar a la vuelta de la cofradía a su templo por la belleza de la Virgen de la Caridad en su pausado caminar a los sones de marchas de siempre.

Compartir el artículo

stats