Es Viernes de Dolores y la ciudad lo sabe, así que desde distintos puntos de la misma llegaron fieles a la plaza de Capuchinosdonde las colas para ver a la Virgen  de los Dolores se sucedían desde primera hora de la mañana. Unas colas que en ocasiones llegaron hasta el azulejo de la Virgen de la Paz situado a la entrada de la plaza, sobre todo cuando dio comienzo la misa de 11 presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, y en la que ha estado presente el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, junto a distintas autoridades de la ciudad. El obispo en su homilía ha reflexionado sobre este día grande en la ciudad de Córdoba, “un día en el que venimos a venerar a la Señora de Córdoba y Ella nos abre su corazón y nos pone en contacto directo con el misterio que estos días vamos a celebrar”.

Refiriéndose a la Virgen de los Dolores, ha instado a los fieles a levantar los ojos ante Ella y sentir su empatía, “porque Ella no es ajena al sufrimiento”. En este sentido, ha recalcado que en nuestros días sigue estando muy cerca, especialmente ante el dolor y la guerra. “Tenemos madre y lo hemos percibido claramente en esta última temporada y hemos de acudir a Ella con toda valentía y arrojo, porque un pueblo o una persona que tiene madre se siente valiente para afrontar las dificultades que sean en la vida”, ha asegurado.

Tras concluir la eucaristía, el obispo se dirigió junto al presidente de la Junta, Juanma Moreno; el alcalde de la ciudad, José María Bellido; y las autoridades civiles, entre un revuelo de cámaras y fotógrafos a visitar a la Virgen de la Paz, expuesta a la veneración en la iglesia de Capuchinos, asimismo visitaron a Jesús de la Sangre dispuesto en su parihuela en el local anexo al convento de Capuchinos desde donde este Viernes de Dolores a las 20.30 horas saldrá en vía crucis.

Crece la veneración

La intensidad devocional de la mañana fue subiendo, al igual que la temperatura, en distintos puntos de la ciudad en torno a los titulares de las cofradías. Así en Trinitarios el Cristo de Gracia espera en veneración la visita de los fieles, la Virgen de Dolores de la hermandad del Buen Suceso en San Andrés, el Cristo de las Angustias en San Agustín, el Cristo de la Providencia en su paso que saldrá esta tarde de la parroquia de la Trinidad a las 20.00 horas, poco después recorrerán las calles Jesús de la Redención, Jesús Caído, el Prendimiento, la Piedad de las Palmeras, Jesús Nazareno, el Cristo de Ánimas o el Rescatado.