Una vez más tenemos que volver a señalar el fatal comportamiento de parte del público al paso de las cofradías