A pesar de todos los contratiempos ha sido ejemplar el comportamiento de los cortejos de nazarenos incluso bajo la lluvia