El aceite Pulido Varo es el resultado de un trabajo que comenzó con el sacrificio y el esfuerzo de una familia que se dedicaba previamente al cultivo del olivar. Esa decisión de elaborar su propio aceite ha hecho posible que esta marca esté posicionándose en el mercado. Para garantizar la máxima calidad, ponen especial cuidado en todo el proceso. Los fundamentos básicos de esa buena labor van desde una recolección a mano o con raquetas para no dañar la aceituna, un rápido transporte y molturación, una exhaustiva clasificación por variedades y calidad, y un correcto almacenamiento en depósitos óptimos y en las mejores condiciones. Actualmente, cuentan con 3.000 proveedores y dos centenares de clientes profesionales.

Lagar de Quirós es una empresa familiar situada en la localidad de Montoro que tenía como objetivo transformar las recolecciones obtenidas en fincas familiares en un aceite de oliva de calidad. En plena comarca del Alto Guadalquivir, en unas tierras abrazadas por Sierra Morena, esta olivarera produce un aceite de excelencia alta con variedades picual y arbequina. Esta almazara, además, elabora aceite ecológico con el certificado de calidad correspondiente, expedido por parte de la Junta de Andalucía. Los productos de esta empresa se encuentran también amparados por la Denominación de Origen Montoro-Adamuz, lo cual suma garantías a una calidad presupuesta por el buen hacer de sus responsables.