Un hombre de unos 51 años ha sido encontrado muerto en su domicilio, un apartamento situado en la segunda planta de un bloque de viviendas ubicado en el número 17 de la calle Fernández Franco. Un hijo del fallecido dio aviso a la policía local después de personarse en la vivienda sin que el padre abriera la puerta ni recibiera ninguna respuesta del progenitor. En el lugar de los hechos se personaron policía local y guardia civil que pudieron acceder a la vivienda después de que el cerrajero lograra abrir la puerta. El cadáver se encontraba detrás de la puerta donde habría permanecido unos dos días. Al lugar de los hechos se desplazaron personal sanitario que solo pudo confirmar la muerte. La autopsia determinará las causas de la muerte. Se trata del segundo caso similar en las últimas semanas en Pozoblanco.