Guiado por su afición a las tradiciones y los objetos con historia, heredada de su padre Antonio García Herruzo, pregonero de la Virgen de Luna, el joven Juan Diego García Bajo descubrió, hace alrededor de un año y medio, un tesoro para los fieles de la Virgen de Luna. Se trata de 4 fotografías esteroscópicas (una técnica que se presentó a mediados del siglo XIX en la Exposición Nacional de Londres), imágenes inéditas de la Virgen y su romería a principios del siglo pasado en tres dimensiones. Un hallazgo de gran valor patrimonial que forma parte de una colección de casi 500 fotografías que contienen escenas de la vida cotidiana, viajes o monumentos hechas aparentemente por el propietario de la cámara, que debía residir en Villanueva de Córdoba.

En las cuatro fotografías que corresponden a la devoción por la Virgen de Luna se puede ver la imagen en su templete tras el altar del santuario. Tanto esa imagen como el templete fueron destruidos durante la Guerra Civil, y de él con la patrona no se tenía ninguna imagen. Además, gracias a las fotos se pueden observar detalles inéditos del interior de la ermita y contemplar cómo era el entorno del santuario, con edificaciones que ya no existen y los densos jarales que poblaban entonces el lugar.

La fotografía de la Virgen presidió parte del pregón de la romería y se pudo ver, junto a otras, durante la romería en el santuario de La Jara.