El presupuesto municipal del 2013, que asciende a 22,4 millones de euros, prioriza el empleo con un plan municipal de 400.000 euros y un programa que ofertará trabajo a 1.500 personas durante 15 días. También apuesta por el Instituto Municipal de Bienestar Social que sube un 14% con una partida de 2 millones que incide en programas de acción social. Se triplica la partida para el banco de alimentos Solidaridad Palmeña de Alimentos y un 50% más para ayuda a la familia.

La inversión asciende a 4,6 millones, un 21,35% del ejercicio. Incluye Aepsa, planes provinciales, complejo de piscinas, rehabilitación de calles, reforma de la plaza de Andalucía y aportación a la nueva subestación.

Otras líneas se dirigen al apoyo empresarial, programa de formación para jóvenes y becas a universitarios y una partida de 38.000 euros para desahucios.

El alcalde, José Antonio Ruiz Almenara, defiende que es un presupuesto participativo, que reúne los requisitos técnicos de unas cuentas equilibradas, garante de los servicios públicos, de nóminas y que "el pago de intereses representa el 8,24% de las cuentas".

La oposición, PP, PA e IULV-CA, valora de forma positiva las reuniones que han mantenido con el equipo de gobierno tras rechazar la propuesta del PSOE en el Pleno el 20 de diciembre. Señalan que todos han hecho un esfuerzo para consensuar un ejercicio, enriqueciéndolo con aportaciones. PP, PA e IU defienden que no han querido paralizar la gestión.

PP, PA e IULV-CA han coincidido en la supresión de la partida para la dirección del plan estratégico. Fuentes explica que "no vamos a dejar vacía la asamblea de dicho plan, hay que adaptarse a la realidad y garantizamos la viabilidad, 8.140 euros para priorizar en agroindustria y turismo".

El alcalde mostró su extrañeza ante el voto de la oposición expresando que "después de 5 juntas de portavoces y recoger la mayoría de las enmiendas si ahora nos abstenemos el presupuesto no sale, ¿ahora qué? Hay presupuesto en Palma si vota sí el PSOE".