Opinión | PASEO POR CÓRDOBA

José Navas Luque

Especialización profesional

Al subir por la Cuesta de El Bailío, entré en la Plaza de Capuchinos, y me llamó la atención un montón de basura acumulada en el centro de la plaza. Observé a una persona viniendo en sentidlo contrario, que por su aspecto parecía pertenecer a la noble profesión de los basureros, empujando el típico carrito, y pasaba de largo desentendiéndose de lo que parecía a simple vista que era parte de su cometido. Al llegar a su altura, le hice ver mi sorpresa: -Perdone, ¿cómo es que no recoge esa basura? Me dijo: -Yo me encargo de parques y jardines, no de plazas. Si la recojo, se me hecha encima el Sindicato.