Opinión | CARTA ILUSTRADA

Rafael Gómez Requena

Adiós Angioletti, adiós Ana

Ana Angioletti

Ana Angioletti

Todo pasa, pero todo queda. Vivimos en un mundo que está cerrando sus puertas a una historia que ya es sólo eso, historia. Nuestra querida Ana, la propietaria del Angioletti, la tienda de los bocapizza frontera a nuestro instituto, el Grupo Cántico de Valdeolleros, cierra por jubilación. Después de tantos años se va a hacer difícil no volver a verte el próximo 15 de septiembre vendiendo bocadillos a tus «niños y niñas». Te vamos a echar mucho de menos porque no solo eras Ana la del Angioletti, sino una persona que a través de los tiempos has formado parte de nuestra comunidad educativa, contribuyendo a formar, a tu manera, a nuestros jóvenes adolescentes que serán mañana ciudadanos y ciudadanas de pleno derecho, demócratas, libres, tolerantes, solidarios y participativos. En tu mural de fotografías, que ahora colgará de las paredes de nuestro centro, decenas de personas que algún día se pararon contigo a algo más que comprar chuches, nos seguirán mirando. Tu memoria seguirá con nosotros/as.

Pero también estarás en la memoria del pequeño comercio del barrio de Valdeolleros, aquel del que contribuiste, con tu esfuerzo y trabajo, a levantar en lo que es la joya de la corona, el barrio de Valdeolleros.

Como director de ‘Grupo Cántico’ y en nombre de nuestra comunidad educativa te deseo lo mejor en la nueva fase de tu vida. Atrás quedarán los «pelotazos» de café y el «hoy no pago». Siempre estaremos fronteros a ti y te echaremos mucho, mucho de menos. Salud.

* Director del IES Grupo Cántico.