Kiosco

Diario Córdoba

Isabel Agüera

AMISTAD

Isabel Agüera

El pasado: un sueño

A mi querida amiga Ana Tendero Amigo:  

Querida Ana: dicen que la amistad es el vino bueno de la vida, y yo, abstemia total de todo tipo de caldos, puedo, no obstante, dar buena fe de que el tuyo, para tantos como hemos tenido el placer de catarlo, ha sido en verdad sabor inconfundible de buena amiga que recibe, atiende, escucha, sirve... Hoy, abatida por el dolor, por la pérdida de tu hermano, Antonio, tan especial y querido por todos, tan amante de la cultura, de la poesía, entiendo, porque me sigue doliendo la pérdida de una hermana, que vivas un vacío por dentro al caer en la cuenta de que no solo se te ha ido un hermano y compañero, sino también algo de tu mismo ser, tu vivir mismo en cuanto hasta ahora el convivir en su compañía era, aún sin tal vez notarlo, como ocurre con casi todo lo bueno que poseemos, una de tus más hondas necesidades. Pero yo no puedo imaginarte sin tu trabajo y solo te puedo decir que cuando la vida deja de ofrecerse como una convivencia, como una promesa, no por eso deja de ser todavía una gran tarea. Y ahí sí que te veo, mujer grande en muchos valores, mujer de acción al que los muchos avatares de la vida no han abatido. La existencia no es singular para personas como tú. Cada día sabrás dónde y cómo empezar con savias nuevas. Dice Tagore: No hay más que una historia: la historia del hombre. A tu historia, amiga Ana, le faltan aún capítulos por escribir. Estoy segura de que estás en ellos, y segura de que tu capacidad y prestigio seguirá siendo norte para tantos como te queremos. Y termino con bellas palabras de tu querido hermano: Ya se ven desflorar las gitanillas/ ya despunta del jilguero un cantar/ ya se irán a marchar las escuadrillas/ entre flores hermosas de la mar. 

Compartir el artículo

stats